Cuando una viajero adicta confesa, dícese de aquella que aún no ha terminado un viaje y ya está pensando en el siguiente, se ve de repente presionada por el tic tac del llamado reloj biológico, son muchos los miedos que empiezan a aflorar, y a poner patas arriba una filosofía y estilo de vida que hasta la fecha era la prioridad número 1.

Machu Pichu Pekebikers

Sin embargo, después de dos años y medio intentando conciliar maternidad con vida viajera, podemos asegurar que “el que quiere, puede”, como todo en esta vida, y si realmente es algo que te apasiona, buscarás la forma y manera de incorporar a ese chiquitín a tu ritmo, a la par que tú te adaptarás a los suyos.

Pirineos Escarrilla pekebikers

Lo más importante y con lo que tendremos que luchar cada vez que planifiquemos una escapada, es con no sucumbir a la pereza de las logísticas, que evidentemente se complican con toda la parafernalia que conlleva un bebé, pero verás que una vez hayas planificado varios viajes, los preparativos se volverán ya algo sistemático y parecerás un robot cuando toca organizar sus cosas: pañales, toallitas, apiretal, termómetro, biberón, leche…

Como decía, durante estos dos años y medio hemos vivido con cierto sentimiento de culpa pensando si tanto trajín sería bueno para un bebé, sobre todo cuando te intentan inculcar que el peke necesita de unas rutinas y cierta tranquilidad; pero cuando “este mico” te llega el fin de semana y te pregunta: ¿mami, qué hacemos hoy? y te canta: vamos de excursión, con la mochila, la mochila y el jamón, te das cuenta de que estás creando un monstruo a tu imagen y semejanza, y todos tus temores desaparecen.

Somos curiosos por naturaleza, ya desde nuestra más tierna infancia, nos encanta descubrir, tocar, observar, experimentar, explorar…, luego, ¿por qué iban a ser contraproducentes los viajes para los más pequeños, si eso es lo que necesitan precisamente para su aprendizaje?

Molinillo_pekebikers

Ahora que nuestros chiquitines son pequeños loritos andantes, son ellos los que nos demandan acción, por lo que en nuestra mano está que esa acción sea lo más divertida, sana, y educativa posible.

Mantis_pekebikers

Hace ya tiempo se nos ocurrió buscar, para cada viaje, un cuento que hiciera alusión al lugar que íbamos a visitar, así, si un cuento es en sí mismo un viaje a la imaginación, ¿por qué no vincular ese viaje fantástico a un lugar físico y fomentar la asimilación de conceptos?

Nuestra biblioteca tiene ya en su haber algunos cuentos viajeros que se han convertido en unos clásicos para nuestros pekes:

Cuentos viajeros

  • Nessie: es el simpático monstruo del Lago Ness que adquirimos en nuestro viaje por Escocia de hace un año. Un cuento para descubrir donde vive, conocer a sus hermanos, aprender con ellos hábitos del día a día, experimentar con las texturas, y descubrir un montón de sorpresas bajo sus múltiples solapas. Desde que lo tenemos buscamos a Nessie en nuestras excursiones, no es necesario más que un recoveco, cueva, ruina, o castillo para que nos acordemos de él.
  • The cow who fell in the canal: Hendrika no es una vaca feliz, su vida es aburrida, no hace otra cosa más que comer y comer para darle a Mr. Hofstra una leche blanca y cremosa; un buen día, comiendo hierba al lado del canal, se cayó y la corriente la llevó a descubrir Holanda a través de sus canales. Con este cuento recordamos algunas noches nuestra aventura biciclística del verano pasado, y una sonrisa se nos dibuja en la cara al pensar en todo lo que descubrimos mientras rodábamos por aquellas tierras, sus molinos, quesos, dunas, pueblitos de calles adoquinadas y casas inclinadas…
  • La abeja de más: ¿Cómo puede ser que con lo metódicas que son las abejas, se les cuele una desconocida en la colmena? Un cuento para inculcar el compartir y ser tolerante; lo descubrimos en nuestra visita al Aula de la Miel de Alles, en Asturias.
  • Mujito: llegó a nuestras vidas de la mano de nuestros amigos de bici:map, y con él y su familia conocimos a fondo el hábitat y formación de un lugar tan singular como el de las Lagunas de Ruidera mientras las recorríamos en bici y barca de pedales.

Collage_Lectura_pekebikers

¿Y vosotros, tenéis algún truco para hacer partícipes a los más pekeños de la casa de las aventuras que planificamos los mayores?

Otro día os hablaremos de nuestros diarios viajeros al más puro estilo scrap booking.

 

Pin It on Pinterest

Share This