Los temas logísticos suelen ser un dolor de cabeza, y en este viaje los causantes de alguna que otra migraña, así que, hemos decidido hacer un post aparte con información útil, por si os aventuráis a hacer esta ruta y podemos evitaros el consumo de fármacos.

Como toda ruta lineal, con inicio y fin en distintos sitios e incluso países, como es el caso, uno se plantea ¿cómo lo hacemos?. Teniendo en cuenta que la ruta comienza en Salzburgo y termina en Grado, próximo a Venecia, y que nuestras vacaciones son limitadas, descartando así el desplazamiento con vehículo propio, decidimos volar ida y vuelta a Venecia, y lo hicimos con Iberia, cogiendo los vuelos en enero nos salieron por unos 180€/pax.

Ya billete en mano, la siguiente decisión a tomar era ver si llevábamos nuestras bicicletas o si las alquilábamos en destino. La idea inicial era haber alquilado en Grado o alrededores y coger un servicio de transfer de Grado a Salzburgo, pues vimos en la web de la Alpe Adria Radweg que hay empresas que se dedican a esto. Desafortunadamente, no obtuvimos respuestas a los múltiples correos enviados, tanto para el transfer como para el alquiler, así que, nos vimos obligados a enseñarle mundo a nuestras propias bicicletas. Al cabo de los meses nos contactó una tienda de alquiler en Grado diciendo que en invierno cierran. Por si alguien estuviera interesado se llama Noleggio Bici Camuffo Giovannin & C snc, tienen Facebook y nos dieron 40€/semana/bici.

La siguiente cuestión que se nos planteó fue ver cómo nos transportamos nosotros mismos y las bicis a nuestro lugar de partida, Salzburgo.

Dado que “decidimos” hacer la ruta con nuestras bicicletas, y que repelemos la idea de andar cargando con ellas, niños, carrito, alforjas y demás enseres personales, nos planteamos seriamente la opción de enviarlas por alguna empresa de mensajería especializada en el transporte de bicicletas. Nuestra primera labor de investigación fue sencilla, vimos opciones en foros ciclistas, nos metimos en las webs a valorar precios y tiempo de transporte, y por 73€/trayecto/bici y 72 horas de tránsito parecía estar hecho.

Cuando llegó el momento de realizar la gestión, y después de haber conseguido cajas de bicis, haberlas embalado y demás, nos encontramos con diversas problemáticas:

  • Muchoequipaje.com: el precio de 73€ era para cajas con medidas concretas de 1,20x20x75, en cuanto te pasas los precios suben como la espuma y te plantas en casi el doble, además, conseguir esas medidas nos pareció como misión imposible.
  • Correos: por 90€ nos proporcionaban la caja y enviaban la bicicleta a Salzburgo, pero el plazo era de una semana, por lo que ya llegamos tarde para su tramitación.
  • Sendyourbike.es: son galleguiños, negocio familiar y expertos en el envío de bicicletas. Dan máxima importancia a la seguridad en su transporte y para garantizarla recomiendan empaquetar sin desmontar la rueda trasera, admitiendo por tanto medidas de hasta 1,60. Si no tienes caja, ellos mismos te ofrecen un kit de empaquetado que envían allá donde estés, una opción a tener en cuenta en rutas lineales donde no hay posibilidad de conservar la caja original para retornarla a casa. Tienen incluso cajas específicas para bicicletas eléctricas, tándems y otros artilugios a dos ruedas, y si no, te ofrecen la posibilidad de enviarlo en un pallet. Cualquier consulta que tengáis, Suso estará encantado de resolvérosla, es de esas personas que disfrutan con lo que hacen y para las que no hay mayor satisfacción que ayudar. Nosotros que ya hemos probado varias alternativas (alquiler+recogida, alquiler+tren…), esta es otra opción a valorar y que, echando cálculos, viene a salir por un coste similar y te quitas de complicaciones. Después de tener todo el papeleo hecho para el envío de nuestras bicicletas resulta que los tiempos en Austria era mayores y no pudimos hacer la gestión, parece que algunos países tienen ahora muchos controles por el tema de atentados, y eso ralentiza todo el proceso. Si alguno se anima a probarlo, que nos cuente, por favor.

Como todo parecía ponerse en nuestra contra, al final “decidimos” salir de casa con la bicicleta puesta. Vimos que Iberia nos cobraba 45€/trayecto/bicicleta con un máximo de 23 kilos. En sus condiciones para este tipo de equipaje especial, dicen disponer de cajas por 20€ a petición del pasajero, lo cual nos solucionaba la vuelta desde Venecia, pero llamamos para preguntar, varias veces incluso y así poder hacer una media de las respuestas recibidas, y acabamos como Dinio, un poco confundidos. Para no arriesgar, dejamos las cajas que usamos a la ida en nuestro alojamiento en Venecia, y así poder reutilizarlas a la vuelta.

Ya solo quedaba decidir cómo transportarnos todos, personas y objetos, de Venecia a Salzburgo:

    1. Alquiler de una furgoneta: hubiera sido una opción, pero que, en esta ocasión, ni valoramos ni investigamos. Si vosotros os decidierais a contratar un alquiler, aseguraos de que los puntos de origen y destino tengan sucursal de la compañía de alquiler que escojáis, si os permiten entregarla en otro país diferente al de la recogida, ver si las fechas elegidas caen en fin de semana, por si dichas sucursales estuvieran cerradas, capacidad del vehículo para poder acoplaros todos con las bicicletas y demás bártulos, y si os proporcionan sillas de niño.
    2. Transfer o bike suttle: descartado por falta de respuesta, pero os proporcionamos contactos por si tuvierais mas suerte que nosotros. Alps2Adria, Touristik Partner Oberkofler. El handicap que le vemos a esto es que los transfer suelen hacerse desde Grado o Trieste, por lo que si voláis a Venecia como nosotros, tenéis que desplazaros de Venecia a Grado también.
    3. Tren: creemos que al final fue la mejor opción. Podéis, o mejor dicho, debéis comprar los billetes con antelación en la página de la renfe austriaca ÖBB. Nosotros, según aterrizamos en el aeropuerto Marco Polo de Venecia, cogimos un autobús a la estación de Venecia Mestre. Para la vuelta buscamos un alojamiento cercano a esta estación porque el centro de Venecia salía caro, y al final resultó ser una idea genial porque tuvimos posibilidad, según llegamos a Mestre de, montar las bicis, y dejar las cajas guardadas en este alojamiento. En el trayecto Venecia Mestre-Salzburgo ha de hacerse un cambio de tren en Villach, digamos que Venecia Mestre-Villach es la parte operada por la renfe italiana, con un vagón entero destinado a bicicletas, y Villach-Salzburgo es la austriaca, y para nuestra sorpresa, solo tienen habilitadas 4-7 plazas para bicicletas, dependiendo del horario de tren que elijáis. De ahí la recomendación de comprar los billetes con antelación. Los billetes nos salieron por unos 60€/adulto/bici. Los niños gratis, creemos que es hasta los 6 años, pero ojo, sin ocupar asiento, algo a tener en cuenta ya que el viaje es de unas 6 horas; al sacar los billetes por la renfe austriaca, éstos se imprimen en alemán, así que, no nos dimos cuenta hasta vernos en el tren y decirnos el revisor los asientos que nos correspondían. Ese “gratis” nos pareció un poco sui generis.

Esto en lo que respecta a las logísticas, siempre duras y aburridas, ahora viene lo bonito, rodar por esos paisajes alpinos…

Pin It on Pinterest

Share This