Abandonamos Villach, segunda ciudad más grande de Carintia, y ese penthouse al que habíamos cogido tanto cariño y en el que a todos nos hubiera gustado quedarnos a vivir.

Lo hacemos siguiendo el río Drau por una zona de paseo y recreo de Villach, para bifurcarnos y acompañar a su primo hermano el río Gail por la Gailradweg, o lo que es lo mismo, el carril bici del Gail.

Drauradweg Villach

Puente de Villach

El camino, en un primer momento asfaltado, y por el que nos cruzamos con algún lugareño ejercitando su cuerpo alpino, pasa a convertirse en una pista de grava muy agradable y que nos recibe, de buena mañana, con el frescor del bosque.

Sobre el km 16 cruzaremos el río Gail  e iremos pasando por pueblines al encuentro de una vía del tren por la que circularemos, casi paralelos, hasta llegar a Arnoldstein. Allí decidimos montar nuestro picnic, y aunque anduvimos buscando un lugar relajante donde hacerlo, solo conseguimos una fuente con bancos en la confluencia de varias calles. Ésto es algo que echamos en falta durante las cinco etapas que llevábamos, áreas de descanso en las que poder hacer un alto en el camino para picar algo y esparcirnos, sin tener la sensación de ir de tiraos y acabar siempre en el ribazo de alguna calle o carretera montando el gitanerío. 

Alpe Adria Radweg

Desde Arnolstein, seguimos por carril bici paralelo a una carretera que, con una subida muy tendida nos lleva a la frontera con Italia. Allí, debemos de coger un carril con cuestón que sale a mano derecha del puesto fronterizo, y después de dos rampas pronunciadas empezaremos a disfrutar de las moles rocosas de los alpes julianos entre sus tupidos bosques.

Alpe Adria Radweg

Si las anteriores jornadas habían sido bonitas, ésta y la del día siguiente han quedado grabadas a fuego en nuestras retinas y corazones, y viendo las fotos entenderéis por qué.

Alpe Adria Radweg Tarvisio

Alpe Adria Radweg Tarvisio

En Tarvisio nos alojamos en el hotel del mismo nombre, con una terraza al aire libre estupenda donde decidimos apretarnos nuestros primeros espaguetis y pizza “made in Italy”. Desafortunadamente, han apostado por una cocina moderna en la que la comida se pierde en el plato, te desestructuran el tiramisú y encima te clavan 2,5€/persona en concepto de “servicio”, niños incluidos, con el que estás pagando el sueldo del camarero que te atiende. Vamos que, enseguida nos dimos cuenta de que Austria, contra todo pronóstico, resulta bastante más económica que Italia.

Si decidís quedaros un día extra en Tarvisio, no dejéis de ir al Lago Fusine, un lugar espectacular que bien merece una excursión. Son unos 27 km ida y vuelta entre carril bici y carretera, en ascenso, pero que, con la motivación de daros un baño en sus aguas cristalinas mientras admiráis el reflejo de los alpes julianos en su superficie, lo haréis en un pis-pas.  Aquí comienza el ramal hacia Eslovenia que ha realizado el equipo B de pekebikers este verano y que pronto os contaremos.

A partir de Tarvisio y hasta Moggio Udinese, es decir, la sexta etapa de nuestro periplo por la Alpe Adria Radweg, rodaremos por el antiguo trazado de la ferrovía Pontebbana, que sigue el canal del ferro excavado por el río fella, y con el que se pretendía facilitar las comunicaciones entre Viena y Venecia en tiempos del imperio austrohúngaro. Estuvo operativo hasta 1995 y era uno de los viajes en tren más espectaculares de Europa, y que, por suerte, ahora puedes recorrer en bicicleta.

50 km de puro disfrute, en los que si das pedales es por no aburrirte. Mete plato grande y a voooolaaarrrr…

Abandónate al placer y haz una parada en la estación rehabilitada de Ugovizza para tomarte un capuccino.

Respira, siéntela, regodéate a cada pedalada con las vistas.

Ciclovía Alpe Adria

Ciclovía Alpe Adria

Sociabiliza. Comparte tu experiencia con otros cicloturistas. Es quizás la zona mas transitada de la Alpe Adria Radweg ¿o que creías, que ibas a estar solo en el paraíso?. Pero… no te apures, se encuentra lejos de estar masificada.

Ciclovia Alpe Adria

Móntate un picnic en condiciones, aquí sí encontrarás alguna mesa, aunque no muchas donde hacerlo, sin gitaneríos.

Ciclovia Alpe Adria

Stop, no vayamos a sofocarnos, es hora del capuccino de después de comer, próxima estación: Chiusaforte. Deja divisas en una zona deprimida tras la marcha de los soldados después de la guerra fría. Está intentando revitalizarse con el turismo gracias a la vía verde, y ahí entras en juego tú. Además, tiene zona de lectura, un estanque con peces, y hasta el baño es curioso.

Ciclovia Alpe Adria

Ciclovía Alpe Adria

No queda nada para llegar a Moggio Udinese, al fondo veremos su abadía benedictina. Os recomendamos alojaros en Residence Bed & Bike, un alojamiento eco-friendly que además regenta el restaurante San Gallo, en el centro del pueblo, solo para huéspedes. Todavía estamos saboreando los riquísimos espagueti carbonara y calamares. 

Ciclovia Alpe Adria

Aquí los tracks de estas dos etapas: Vilach-TarvisioTarvisio-Moggio. Por favor, contadnos a la vuelta. Sabemos de buena tinta que algunos de vosotros ya estáis planificando vuestra aventura, y estamos deseando escuchar vuestros relatos.

Pin It on Pinterest

Share This