Un viaje es siempre una incógnita, si además hablamos de uno a la Cuba real, la que no aparece en los catálogos de las agencias, la que solo se puede descubrir a golpe de pedal y además queriendo compartir la experiencia con tus hijos, entonces hablamos de un reto. Depende de cada persona aceptarlo o rechazarlo; ahora bien, una vez superado y disfrutado, las sensaciones y las vivencias habitarán en ti para siempre, vivencias de una Cuba que probablemente en poco tiempo se convertirá en cualquier sitio.

Y así sin mas, tres familias bien avenidas nos embarcamos en esta aventura, recorrer el suroeste de Cuba en bici. Todas las dudas y problemas logísticos a los que nos enfrentamos antes del viaje se disiparon en una milésima de segundo cuando nos vimos pedaleando por La Habana. En ese momento nos miramos y solo conseguimos articular  un “qué subidón”!!. Y es que tras unos años pedaleando por Europa, desde el primer momento empezamos a sentir sensaciones que llevaban tiempo guardadas en las alforjas.  

Tras descubrir La Habana en bici, nos enfrentábamos a 12 horas de autobús con bicis incluidas para llegar a Holguín, punto de inicio de nuestro periplo a pedales. Desde Holguin llegamos a Cueto y fuimos para Mayarí como dice la canción (la la la..). Descubrimos Cayo saetia en el camino, Moa, Baracoa, Imias, Tortuguilla, nos bañamos en el parque nacional de Humboldt, pedaleamos hasta Guantánamo a lo largo de su famosa bahía, hicimos un alto en el camino para descubrir  Santiago de Cuba a ritmo de salsa, ciclamos a lo largo de la costa suroeste de la Cuba caribeña, nos bañamos, buceamos, nos volvimos a bañar, descansamos entre campismos y casas particulares para finalmente cruzar Sierra Maestra con la bici, y lo conseguimos! Terminamos en Bayamo sin piernas pero con la impresión de haber conseguido un nuevo reto y de haber vivido una gran aventura, y sobre todo con la sensación de haber conocido a gente maravillosa en el camino.  

Aquí os dejamos el resumen de nuestras etapas y los tracks:

  • Etapa 1: Holguín-Mayarí (90 Km). Tenéis el track aquí
  • Etapa 2: Moa-Baracoa (63 Km). Tenéis el track aquí 
  • Etapa 3: Baracoa-Imias (67,8 Km). Tenéis el track aquí 
  • Etapa 4: Imias-Playa Tortuguilla (40,9 Km). Tenéis el track aquí 
  • Etapa 5: Playa Tortuguilla-Guantánamo (45,4 Km). Tenéis el track aquí 
  • Etapa 6: Guantanamo-Santiago de Cuba (70 Km) no tenemos track 🙁 
  • Etapa 7: Santiago de Cuba-Brisas mar (64,5 Km). Tenéis el track aquí 
  • Etapa 7: Brisas mar-La Mula (56,7 km). Tenéis el track aquí 
  • Etapa 8: La Mula- Marea del Portillo (60 km) Tenéis el track aquí 
  • Etapa 9: Marea del Portillo-Bartolomé Masó ( 52,8 km) Tenéis el track aquí 
  • Etapa 10: Bartolomé Masó-Bayamo (46,8 km) Tenéis el track aquí

Tras algo más de 700 km en bici recorriendo este maravilloso país podemos decir y decimos que lo repetiríamos mañana mismo y con la tropa. Cuba es la alternativa ideal a Europa para el cicloturismo en familia. No solo eso sino que una bici en Cuba es un “mercedes”, y es el medio de transporte más habitual de los cubanos, no puede haber mejor manera de adentrarse en el “terreno cubano”.

¿Aún queréis más razones? Es un país muy seguro, hay pocos coches y los que hay van muy despacio, carreteras plagadas de coches (pero de caballos :-), y bicis. Hay multitud de playas donde refrescarse, bucear o hacer snorkel, y un sin fin de posibilidades para que los niños disfruten cada día de esta cicloaventura. Pero de todo, de todo todo, y aunque suene a tópico, nos quedamos con la gente, los cubanos. Fidel de Playa Tortuguilla, Jorge, Karina, Helio en Mayarí, Emmanuele y su maravillosa familia en Moa, Edda y Alexis de Baracoa, Javier, Mari y muchos mas en Santiago de Cuba, Lianet y Zaida en Imias, Esmerildo en Sierra Maestra, Helio de Trinidad, Marisela en la Habana, y muchos mas de cuyo nombre, muy a nuestro pesar, no podemos acordarnos pero que hicieron que este viaje fuera inolvidable y que de alguna manera nos cambiara para siempre. Gracias.                                                                                

Ya os iremos contando nuestras aventuras en sendos post para que podáis planificar la vuestra, pero por ahora os dejamos el clásico video del viaje. que lo disfrutéis tanto como nosotros cada vez que lo vemos 🙂

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This