Hoy es un día especial, hoy nos vamos a presentar ante el gigante de arena.

Amanecemos nerviosos, expectantes, vamos a llegar al punto estrella de la ruta, y estamos ansiosos por descubrir si lo que hemos leído y de lo que nos han hablado colma nuestras expectativas.

Biscarrosse se asienta en la confluencia de tres lagos, el lago Biscarrosse Parentis, por el que discurrimos en la etapa anterior, el Petit Etang de Biscarrosse, y el Biscarrosse Cazaux Sanguinet, unidos entre sí por el canal transaquitano.

Por indicaciones de la señora que regenta nuestro hotel, y a fin de evitar el sube-baja de la Velodyssee, que hasta esta jornada se nos había presentado siempre muy llana, bordeamos el Petit Etang para incorporarnos al canal transaquitano y así aparecer a orillas del Biscarrosse Cazaux Sanguinet.

Canal_Transaquitano_Biscarrosse_pekebikers

Biscarrosse_Cazaux_Sanguinet_pekebikers

Chiringuito_Biscarross_Cazaux_Sanguinet

Justo en el chiringuito de la imagen se nos presentan dos opciones, o bien atajar por carretera siguiendo los carteles que indican Arcachon, o continuar por el carril bici que nos adentra en una zona boscosa bastante ondulada. Elegimos la segunda alternativa, rodando en un continuo sube-baja con alguna pendiente bastante pronunciada, por lo que, no sabemos a ciencia cierta si conseguimos evitar mucho desnivel, o nos metimos de lleno en lo que la señora intentó advertirnos. 

Sea cual fuere la situación, el lugar es precioso y no nos importó la confusión. Cuando terminó esta particular montaña rusa, aparecieron las rectas interminables a las que Las Landas nos tiene acostumbrados, al son de las chicharras y con los acordes de una Mª del Monte “a la sombra de los pinos”.

Pronto llegaríamos a la que sería nuestra parada para el baño y picnic; la playa agraciada fue la de la Salie, donde además de chiringuito, baños, parking para bicis, dunas y el típico paseíto de madera para llegar al agua, nos encontramos un tipi hecho de vertidos de plástico encontrados en el mar, que pretende concienciar a la gente de llevarse la basura a casa o depositarla en algún lugar habilitado para ello, que aunque no lo parezca, hay mucho cochino suelto por ahí a estas alturas de la vida.

Tipi_Salie_Plage

Camino_Salie_Plage_pekebikers

Surf_Salie_Plage_pekebikers

Todo apunta a que ya estamos cerca de la Duna de Pyla, empezamos a ver carteles con su nombre y una buena congregación de campings antes de llegar a ella; en el camping Pyla ofrecen hasta vuelos en parapente desde su cima.

Camino_Duna_de_Pyla

Y ahí está, por fín, imponente con sus 110 metros de altura, 2,7 kms de largo y 500 metros de ancho, ostentando el título de duna más alta de Europa, y monumento natural más visitado de Francia después del Monte Saint-Michel.

Duna_de_Pilat_pekebikers

Escalando_Duna_de_Pyla_pekebikers

Bahía_Arcachon_pekebikers

Un gigante de arena que domina toda la bahía de Arcachon y ofrece vistas del Cap Ferret al fondo, al que llegaremos en barco en la próxima etapa.

Nos abrumó tanto aquel escenario, que perdimos la noción del tiempo y tuvimos que emprender una contrarreloj para poder llegar a Arcachon antes de que anocheciera. Lo conseguimos, duchita rápida en un airb&b estupendo, y a seguir disfrutando de la puesta de sol en la animada Arcachon.

Atardecer_Arcachon_pekebikers

Bahía_de_Arcachon_pekebikers

Mas_atardecer_en_Arcachon_pekebikers

Atardecer_playa_Arcachon_pekebikers

Dulces sueños, viajeros!

El track de la etapa lo podréis encontrar aquí.

Pin It on Pinterest

Share This