Cuando diseñamos esta ruta, nunca pensamos que pasaríamos tanto tiempo a remojo, quizás porque imaginamos que el tiempo sería mas fresco y cambiante, como en viajes anteriores.

Por el contrario, el sol no nos abandona ni un solo día, calentándonos a una temperatura media de unos 27 grados, ideal para no sufrir en la bici y para desentumecer nuestras piernas en las gélidas aguas del atlántico.

Abandonamos Leon, el de Las Landas, no sin antes hacer acopio de delicatessen del lugar para nuestros picnics, y sin dejar de admirar la arquitectura de sus casas de estilo bascolandés, qué pena de lotería.  

Mercado_de_Leon_pekebikers

Casa_Las_Landas_pekebikers

Estilo_Bascolandes_pekebikers

Casa_Bascolandesa_pekebikers

Es nuestra segunda etapa, y parece que se impone una tónica, y no la de la bebida precisamente, sino una rutina que nos viene marcada por el lugar: pedaleo mañanero + playa + pedaleo + picnic vs chiringuito + playa o lago + pedaleo + paseo en destino, ¿se os ocurren unas vacaciones mejores?.

Carril_bici_Las_Landas_pekebikers

Blanche_Plage_pekebikers

Acceso_Blanche_Plage_pekebikers

Vimos en el mapa que parecía posible llegar en bicicleta a la Reserva Natural Courant d´Huchet, de la que os hablamos en la etapa anterior y que nos quedamos con ganas de visitar, así que decidimos intentarlo, pero cuando llegamos a la Blanche Plage el carril bici terminaba y debíamos coger carretera local, por lo que desistimos en el intento y nos dimos un bañito en su lugar.

Las playas, o yo lo definiría como playa sin fín, tienen accesos definidos a fin de proteger el sistema de dunas que las delimita. En todas en las que estuvimos había un puesto de vigilancia, zona de baño acotada por banderines, algunas con chiringuito, y un helipuerto por si hubiera algún accidente, ya que las aguas de esta parte del atlántico son bastante bravuconas y paraíso de surfistas; es frecuente ver un helicóptero sobrevolando la costa, dispuesto a entrar en acción ante cualquier emergencia.

Este día se impuso el chiringuito playero en Contis Plage, con un hamburguesote para reponer energías, y como no, el posterior retoce en su playa sin cumplir con las dos horas de espera antes del chapuzón, ahí, desafiando la tradición.

Chiringuitos_Contis_Plage_pekebikers

Contis_Plage_pekebikers

Feliz_como_una_perdiz_pekebikers

La cara de felicidad de nuestra pekeñaja ante nuestras vacaciones hippies, no tiene precio, asilvestramiento en estado puro, solo nos faltó pernoctar en este improvisado campamento juvenil. 

Camp_du_Cerf_pekebikers

Campamento_pekebikers

Nuestro fin de etapa fue en Mimizan Plage, sin nada reseñable que añadir de este núcleo turístico salvo que las tiendas nos cerraron a las 8, por lo que poco ambiente pudimos encontrar, así que dimos nuestro paseo de rigor, cenamos, nos tomamos un heladito, y a dormir a la habitación de nuestro hotel Bellevue.

Podréis ver o descargar el track de la etapa aquí.

Pin It on Pinterest

Share This