Lago Constanza (Suiza-Alemania-Austria)

Lago Constanza en bicicleta

Bordeando el Bodensee, el lago del suelo

Simplemente un planazo, un viaje inolvidable por muchas cosas, porque lo compartíamos con nuestros pekes y porque es donde se empezó a fraguar la idea de pekebikers.

Mi chico estudió en Constanza, siempre hablaba maravillas de esa pequeña ciudad de Alemania y en especial de su lago, donde además tuvo el valor de sacarse el PADI ¡juventud divino tesoro! porque seguro que ahora se le pondrían los pelos como escarpias de pensar en bucear en esas frías aguas. El caso es que era un destino que teníamos en mente desde hace tiempo.

El año anterior nos atrevimos con la Ruta romántica o Romantische Strasse con mi hijo Martin de 9 meses. Entre el embarazo, la lactancia y el agobio que como todos sabéis supone esto de ser primeriza, estaba ya que me subía por las paredes y deseando hacer alguna actividad interesante en verano. Ya os lo contaremos  algún día, pero la experiencia nos encantó,  así que queríamos repetir y ¿por qué no el Lago Constanza en bicicleta?, el clásico Bodensee, al fin el “joven” (mi chico) volvería, después de 20 años, pedaleando y con un churumbel.

Unos volamos a Zurich y desde ahí cogimos un tren a Constanza, punto inicial de nuestra ruta. Ana y su familia prefirieron ir por carretera, y hacer algo de turismo en Francia y norte de Italia antes  de llegar  a Constanza. Hicimos aproximadamente unos 235 kms de Constanza hasta Constanza, upss perfecto: ¡es circular! esto facilita mucho la logística cuando vas con niños.

Etapas del Viaje: 

  • 18 Agosto 2013: Konstanz-Stein am Rhein 40 kms
  • 19 Agosto 2013: Stein am Rhein-Bodman 30 kms
  • 20 Agosto 2013: Bodman-Meersburg 30 kms
  • 21 Agosto 2013: Meerburg-Kressbronn 35 kms
  • 22 Agosto 2013: Kressbronn-Bregenz 25 kms
  • 23 Agosto 2013: Bregenz-Kesswil 45 kms
  • 24 Agosto 2013: Kesswil-Konstanz 30 kms

Mapa ruta def.

El carrito lo llevábamos con nosotros, nuestro querido e inseparable Croozer, y las bicis las alquilamos en Constanza. Alemania es un país  muy preparado para las bicicletas, alquilan en muchos sitios, y todo tipo de gadgets, no merece la pena llevarlas desde aquí, con deciros que vimos un accesorio hasta para llevar muletas en la bici, lo que no haya allí…

¡Y empieza la acción! Tiene todos los atractivos para el viajero inquieto, el paso por  3 países, Suiza, Alemania y Austria, la visita a las ciudades medievales de Stein um Rhein y Meersburg, Bregenz y las impresionantes vistas de los Alpes desde lo alto del teleférico, Constanza y su fascinante Isla Manau (la isla de las flores), y hasta el museo del Zepellin en Friedrichshafen para los más curiosos.

La mayor parte de la ruta pedaleamos alrededor del lago con unas vistas y atardeceres increíbles, y hay que decir que la ruta es prácticamente llana en su totalidad, nada de cuestas (algo impensable en España). Esto, aderezado con los bañitos en la multitud de playitas, los campos y viñedos, los Brattwurst en los  típicos “kiosk”,  las hefeweizen post ruta (una ruta no es ruta sin su cervecita “post actividad”) y por supuesto lo más importante, el poder compartir todo esto con nuestros pekes, sus risas y juegos, y hacer juntos un viaje que nos fascina a nosotros, y divertido y enriquecedor para ellos. Añadir que los 3 países están muy preparados para niños, multitud de parques y zonas verdes unido a albergues para familias, hacen que todo sea más sencillo, además los nenes aprovechan para echarse sus “cabezaditas reponefuerzas” en el carrito, lo que los papis agradecemos un montón.

Os dejamos un video casero con nuestra experiencia recorriendo el Lago Constanza en bicicleta, y si aún así no os convencemos, esperemos que lo haga Ana, de Vitoria, una seguidora que nos contactó para resolver algunas dudas y que se lo pasó así de bien, encontraréis su relato aquí.

Pin It on Pinterest

Share This