En un mundo globalizado en el que la información viaja a una velocidad de vértigo a través de la red, va siendo cada vez más difícil encontrar rinconcitos recónditos y desconocidos en los que nuestros dispositivos móviles cuelguen el cartel de “sin servicio”, y gracias a los cuales la madre natura nos devuelva a una realidad muchas veces perdida divagando por una paralela y virtual.

Asturias, Paraíso Natural y Cantabria Infinita, gozan todavía de buena salud en ese sentido, en parte debido a una climatología acechante que parece espantar a un turismo de masas de sol y playa.

Hemos seleccionado aquí, en la frontera entre ambas provincias, 5 lugares que emanan una energía especial, bien por ser sitios naturales con mucho encanto, o localizaciones que además tienen mucho que contar.

La Cueva de Cobijeru es uno de esos caprichos de la naturaleza, moldeado con mimo a golpe de ola durante el devenir del tiempo.

Situada en el pueblo de Buelna (Asturias), va haciéndose cada vez más popular a través del boca a boca. Siguiendo las indicaciones que hay en el pueblo accederemos, por un corto senderín, a la coqueta playa interior de Cobijeru, y sobre la que se encuentra la cueva del mismo nombre. Deberemos ir provistos de linternas y calzado antideslizamientos, pues aunque no es muy larga, la salida no aporta luz suficiente como para iluminar su recorrido, además de resultar un poco resbaladiza en algunos puntos.

Playa_Cobijeru_pekebikers

Esta gruta, con la sorpresa final de su salida al mar, tiene una estupenda acústica dolby surround que nos envolverá con el rugir de las olas rompiendo contra su masa rocosa. Este lugar es ideal para ir con los pekes, por su tranquila playita y la aventura que implica entrar en la cueva. Nosotros, como no, buscamos en la misma a Nessie y sus hermanos, de nuestro cuento viajero “finding Nessie”.

Cobijeru_pekebikers

Del pueblo de Buelna sale también la Senda Costera que llega a Llanes, y que es una delicia recorrerla tanto a pie como en bici. Si os animáis a explorarla, aquí os damos más información. No dejéis de comer en un clásico de la zona, Casa Poli, o en el bonito Hoyu L´Agua.

El Nacimiento del Río Purón está también cerca de esta zona, en la N-634 sale un desvío al pequeño pueblo de Purón, con dos palacetes de arquitectura indiana y alguna casita mas. Si seguimos por la carretera, llegaremos a un puente en el que podemos aparcar a mano izquierda nada mas cruzarlo. De aquí sale una cómoda pista que irá siguiendo el curso del río Purón, y que nos llevará a una abandonada piscifactoría mientras nuestra vista se va deleitando con el paisaje.

Nacimiento Río Purón

Río_Purón_Senda_Costera

¿Un bosque de Sequoias en España? Como lo oís, Cabezón de la Sal (Cantabria) cuenta con una muestra de estos gigantes californianos que ostentan el título de “ser vivo más alto del planeta”, y aunque no llegan a los 100 metros de sus hermanos yankees, ni pasan coches por en medio de su tronco, estos 848 ejemplares plantados en la época franquista y convertidos hoy en monumento natural, nos hacen imaginar cómo serán aquellos colosos por los que tan apenas pasan los rayos del sol y que ofrecen estampas similares a éstas. 

Bosque de sequoias en Cabezón de la Sal

Sequoias de Cabezón de la Sal

Al bosque de sequoias se accede por la carretera S-484 que va de Cabezón a Comillas. 

Si andáis por la zona, otro sitio bonito desde el que disfrutar de unas vistas espectaculares de Comillas y la Playa de Oyambre, es la Ermita de San Esteban en el Monte Corona. En este post os propusimos una ruta en bicicleta y describimos la zona, aunque a la Ermita también se puede acceder en coche; es un sitio ideal en el que montar un picnic.

La Playa Merón y la Playa del Pájaro Amarillo pudieran parecer dos playas normales a simple vista, no son calitas de aguas turquesas que inmortalizar con el típico velero al fondo, si no más bien todo lo contrario, playas extensas y amplias donde difícilmente tendrás problemas para plantar la toalla, peeeero ¿en qué playa habéis visto que mar y montaña se den la mano? ¿podéis imaginaros alzar la mano tumbados sobre la arena y casi tocar el Naranjo de Bulnes?

Aquí se puede, y además te proponemos ruta y chapuzón en una misma jornada haciendo una travesía entre las dos playas, para la cual tenéis dos alternativas: bien atravesando la playa Merón por la arena, y el Cabo de Oyambre siguiendo un sendero de pescadores que en un punto concreto se aselvaja…, o siguiendo el carril peatonal que discurre por la carretera que va de San Vicente de la Barquera a Comillas y que conecta ambas playas. Nosotros hicimos una ruta circular uniendo ambas opciones, y aquí os dejamos el track por si fuera de vuestro interés.

Playa de Merón en San Vicente de la Barquera

Playa_de_Merón_pekebikers

Quizás os llame la atención el nombre de la Playa del Pájaro Amarillo, y es que es un nombre con historia, pues resulta que esta playa sirvió de improvisada pista de aterrizaje al primer vuelo transatlántico realizado desde EEUU hasta España; en realidad debería haber aterrizado en París, pero una falta de combustible obligó a estos 4 aguerridos tripulantes a cambiar sus planes e intentar salvar la vida. Imaginaos la sorpresa de los lugareños, tan alucinados estaban con tal tremendo acontecimiento que los recibieron tocando la marsellesa. Tenéis la historia completa aquí

Y para terminar, os proponemos un paseo por Colombres, un pueblo que no cuenta con la fama de las localidades vecinas (Llanes, San Vicente de la Barquera, Comillas, Santillana del Mar), pero que ha sido declarado “pueblo ejemplar 2015” e irradia historia por todos sus poros, y es que alberga una profunda huella indiana, no solo porque aquí se encuentra la Fundación Archivo de Indianos, un museo sobre la emigración a América, si no porque paseando entre sus calles podremos encontrar múltiples muestras de la arquitectura del momento.

Fundación Archivo de Indianos

Casa_camino_palmeras

Casa de Piedra de Colombres

Plaza de Colombres

Y como la zona lo merece, hemos hecho un pequeño vídeo casero donde os mostramos con más detalle las razones por las que estos lugares bien merecen una visita.

Pin It on Pinterest

Share This