Hacemos un viaje muy especial en el tiempo para visitar a Arlo, quien hace 154 millones de años, ahí es nada, disfrutó de unas merecidas vacaciones por la costa asturiana.

No sé si a vuestros pekes les pasará lo mismo, pero los nuestros están flipados con los dinosaurios ya antes incluso de la famosa película de pixar, que por otro lado no ha hecho más que afianzar su admiración por estos pequeños bichitos. 

Os contamos nuestra visita al Museo Jurásico de Colunga hace un tiempo, pero teníamos pendiente complementarla con la ruta por la costa de los dinosaurios, así que, en esta última escapada al paraíso, aprovechamos para seguir las huellas de Arlo a su paso por el cantábrico.

La ruta es circular y de unos 12 km si decidís completarla, tal y como podéis ver y descargar en el siguiente track, o hacer como nosotras, que anduvimos de la playa de la Griega al pueblo de La Isla (aproximadamente la mitad del recorrido) y mientras retozábamos en su playa escuchando el rugir del mar y contemplando el vuelo de las gaviotas, mandamos a papi a buscar el coche.

Dejamos el pueblo de Colunga en dirección a la playa de la Griega, donde hay un pequeño aparcamiento para estacionar; nosotros no tuvimos ningún problema, claro que no era verano, en temporada alta igual es buena idea aparcar en el pueblo de San Juan de Duz y comenzar la ruta desde ahí por un camino que baja a dicha playa.

Cruzando un pequeño puente de madera sobre el río Colunga o también llamado Libardón, seremos recibidos por nuestros amigos los dinosaurios, que con un cartel en el que salen bien favorecidos nos indican que estamos en el buen camino; no tenemos más que seguir las indicaciones a La Isla, embriagándonos de la fragancia de eucaliptus y disfrutando de unas bonitas vistas del pueblo de Lastres, aquel donde se rodó la serie “Doctor Mateo”, ¿os acordáis?.

Costa de los dinosaurios, asturias 

Costa de los dinosaurios, asturias

Tras un repechín, que podríamos traducir en unos 600 metros de distancia, llegaremos al lugar donde, unos lustrosos saurópodos, dejaron su impronta en lo que parece que fue una laguna costera poco profunda y fangosa; sus huellas las podréis identificar en el panel informativo con flechas rojas y negras, y son las más llamativas por su tamaño, un pie de dimensiones como nuestra pekeñaja en cuclillas, no queremos ni pensar como sería el resto del cuerpo.

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

El camino continua con unos cuantos repechos más, que salvamos buscando caracolillos, ante la acechante mirada de unos helechos que parecen cobrar vida y un Lastres que juega al escondite, aparece y desaparece a su antojo.

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Seguiremos más o menos por llano disfrutando de la brisa marina, hasta comenzar la bajada hacia el pueblo de La Isla; en este tramo encontraremos dos bancos y una mesa dispersos, que si somos capaces de pillarlos vacíos, serán ideales para montar un picnic campestre con inmejorables vistas de Lastres.

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

Costa de los dinosaurios, colunga, asturias

El pueblo de La Isla nos dará la bienvenida con alguna de esas casitas que quita el sentido, un grupo de hórreos que parecen haberse adueñado de sus calles, y una estupenda playa desde la que poder contemplar el islote que da nombre al pueblo y en el que juguetean multitud de gaviotas; soltamos las mochilas, nos descalzamos y revitalizamos nuestros pies en las gélidas aguas del cantábrico, antes de decirle a papi, al más puro estilo maño: “ala, tira”, quien sumiso, vuelve a enfundarse las botas y pone rumbo en busca del coche.

La Isla, asturias

Hórreos de La Isla, Asturias

Playa de la Isla, Asturias

Playa de la Isla, Asturias

Fin_ruta_de_los_dinosaurios

Pin It on Pinterest

Share This