Desde el año 2013, contamos en la Comunidad de Madrid con el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, un reconocimiento más que merecido para preservar lugares tan emblemáticos como la Pedriza, Peñalara, Cotos…

Es sin duda el pulmón de la capital, un lugar al que acercarse para alejarse del mundanal ruido, ese en el que se pueden practicar casi todo tipo de deportes de montaña, incluso el esquí, ideal para quitarnos el gusanillo de calzarnos unas tablas, siempre y cuando no nos importe chuparnos el madrugón correspondiente, claro está.

En él tienen cabida actividades para todo tipo de públicos, pero como nosotras somos ahora un poquito mono tema, pues venimos a proponer planes “en familia”, así, a lo Vito Corleone.

El Valle del Lozoya, a unos 80 km de Madrid capital, nos parece un rincón estupendo desde el que admirar el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Son siete los pueblos que se agrupan en torno al río Lozoya, conectados entre sí por un camino natural, libre de vehículos a motor, y que permite recorrerlos, como más nos gusta, a dos ruedas. 

Pueblos del Valle del Lozoya

Aparcamos los coches en el parking del Monasterio del Paular para salir ya montados en la bicicleta, y cruzando la carretera que sube a cotos, tomamos el carril bici en dirección a Rascafría.

Monasterio del Paular, Valle del Lozoya

Valle del Lozoya, Parque Nacional de Guadarrama

Valle del Lozoya, Parque Nacional de Guadarrama

La ruta es bastante sombría, por lo que puede hacerse hasta en verano, además, si elegimos ésta época del año, y al plantearla como ruta lineal con inicio y fin en el mismo sitio, tiene el aliciente de podernos dar un chapuzón, al finalizar, en las gélidas aguas de “las presillas”, o incluso acercarnos a ver la cascada del purgatorio. Una visita en invierno tampoco desmerece, ver los picos nevados de la sierra de Guadarrama desde el embalse de la Pinilla, no tiene precio.

En el mapa adjunto de la web valledellozoyadescubrelo.com y en nuestro track, podréis haceros una idea del recorrido, aunque nuestra recomendación es hacer el tramo comprendido entre el Paular y el pueblo de Lozoya, 28 km en total por un camino 100% ciclable, con algún que otro tramo pedregoso. Lo hemos realizado en varias ocasiones, tanto con remolque como con silla trasera, con la co-pilot de weeride, y weehoo, pero quizás lo mejor sería hacerlo con cualquiera de las tres últimas opciones, por aquello de lidiar con las piedras que comentamos.

Nuestros pekes ya no lo son tanto, y nos encontramos en esa fase en la que el remolque y la silla se nos quedan pequeños. Es por ello, que andamos buscando y probando sistemas que nos permitan seguir disfrutando del cicloturismo en familia, hasta que nuestros retoños tengan la autonomía de pedalear con sus propias bicis durante jornadas más o menos largas. En este sentido, tanto la co-pilot de weeride, especie de semitandem, o weehoo, remolque con pedales, son perfectas, permiten al peke ayudar a papá y sentirse partícipes de la acción.

Valle del Lozoya en bicicleta

Valle del Lozoya en bicicleta

Vaya del Lozoya, Parque Nacional de Guadarrama

Nos planificamos para llegar a comer a Lozoya, teníamos un chiringuito fichado a pie del embalse de la Pinilla, de adjetivo “curioso“, con mesas en plan terracita de verano, pero también con unos reservados tipo cabaña de madera de lo más cuquis; no tuvimos la precaución de reservar, y aunque había sitio para comer, y nos deleitamos con unas chuletillas a la brasa, chorizo, morcilla y ensaladas, se nos hacía la boca agua con las paellas de las mesas vecinas. Para vosotros, que ya vais sobre aviso, el lugar se llama “El Observatorio“, y el tlf es el 616226532, por cierto, no admiten tarjetas de crédito.

chiringuito_lozoya_pekebikers

Embalse de la Pinilla, Parque Nacional de Guadarrama

Justo enfrente de este restaurante se encuentra el embarcadero en el que poder alquilar piraguas o padel boards para una incursión en el embalse de Pinilla, otro plan alternativo y refrescante para esos días verano. 

Como veis, hay infinidad de planes con niños para hacer en el Valle del Lozoya, todos al aire libre y en contacto con la naturaleza de un parque nacional, por lo que igual lo más recomendable es reservar en alguno de sus múltiples alojamientos rurales, y así aprovechar al máximo la zona. Ahí os lanzamos el testigo.

Embalse de la Pinilla, Parque Nacional de Guadarrama

Pin It on Pinterest

Share This