Resulta ser el trazado del antiguo tren minero que hasta 1963 transportaba hierro y carbón por el valle del río Trubia (Asturias), reconvertido desde los años 90 en una ruta ciclosenderista.

Y con diferencia, la vía verde más concurrida que nos hemos encontrado hasta la fecha; será que sus muchos atractivos no pasan desapercibidos a nadie, y que, justo en el inicio de la ruta, nos encontramos con un centro de alquiler de bicicletas donde tienen por objetivo ponérnoslo fácil para disfrutar de un día de pedaleo en familia, ofreciéndonos todo tipo de artilugios a dos ruedas, e incluso tres: tándems, triciclos, trailgators, remolques, sillas para niños…; una buena alternativa que nos ahorrará muchas logísticas, pero ojo, en verano conviene reservar con antelación. 

Senda_del_oso_pekebikers

La ruta tiene forma de Y, pues discurre por dos valles contiguos, el de Teverga y Quirós, y un total de unos 67 kms si se completa todo el recorrido, pero dado que no es una ruta circular, sino que hay que ir y volver por el mismo sitio, uno puede adaptarla a sus condiciones y hacer el tramo que más le interese.

Parte del área recreativa de Tuñón, en la carretera comarcal AS-228, y el primer tramo, común para los dos ramales y que correspondería al palito de la Y, tiene desde el inicio mucho encanto, pasando por los pueblos de Tuñón, con bonitos hórreos y Villanueva, con un puente romano que deberemos cruzar; saludaremos también a Paca y Tola, las dos osas que quedaron huérfanas por voluntad de un cazador furtivo, y que viven aquí en semi-libertad al cuidado de la Fundación Oso de Asturias, ellas suponen la atracción de la ruta y en su honor se la conoce como “la senda del oso”.

Tuñon_senda_del_oso_pekebikers

Mirador_Paca_y_Tola_pekebikers

Paca_y_Tola_pekebikers

El toque de diversión lo proporcionará un encadenamiento de túneles sin fin, de los más chicos a los tan largos que se iluminan a nuestro paso, no entrañando ninguna dificultad la circulación por los mismos.

Tunel_senda_del_oso_pekebikers

Senda_del_oso_en_familia

Nosotros decidimos hacer por la mañana el ramal de Teverga para comer en Entrago, y así tener la tarde libre para dedicarla al tramo de Quirós que no conocíamos; nos sorprendió mucho esta última zona porque, a pesar de que el camino discurre en su mayor parte paralelo a la carretera Caranga-Bárzana, su paisaje es espectacular, mucho más abierto que el anterior, con el embalse de Valdemurio a los pies de unas imponentes montañas, donde podremos hacer un alto para darnos un refrescante paseo en piragua y contemplar el lugar desde sus aguas.

Embalse_Valdemurio_pekebikers

Un poco más adelante, en la misma vía verde, se encuentra el museo etnográfico de Quirós, que se localiza sobre unos altos hornos de fundición y simboliza la transformación de la vida campesina a la industralización del concejo en el s.XIX.

Y si después de nuestro relato decidís planificar una visita a la zona, tened en cuenta que otro de los sitios estrella es el Desfiladero de las Xanas, también llamado el pequeño Cares, y que está al ladito del inicio de la Senda del Oso, podréis encontrar toda la información sobre esta excursión aquí.

Pin It on Pinterest

Share This