Si de algo podemos estar agradecidas al Estado Español, es de haber promovido el reciclaje de unas vías férreas en desuso y abandonadas, para el disfrute de cicloturistas y caminantes…

…además de ayudar, con esta iniciativa, a potenciar turísticamente áreas bastante desfavorecidas.

En 1985 se creó la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, y con ella el Programa de Vías Verdes, que desde 1993 persigue el acondicionamiento de estas vías con el fin de fomentar una cultura de la bicicleta y del deporte al aire libre.

Parece mentira que éste Estado nuestro haya pensado, por una vez, en el bien común en vez de en el propio, y sobre todo en el nuestro, porque estas rutas son 100% pekebikers. 

Vía Verde del Aceite

Entre todos los itinerarios habilitados, a nosotras los que mas nos gustan son los de mayor kms, pues nos permiten una vida nómada durante varios días de pedaleo; y es que nos encanta eso de llevar todos los enseres personales acuestas y forzar a los glúteos a hacer algo de ejercicio, que tantas horas a la semana sentadas frente al ordenador no pueden ser buenas.

Cicloturismo por la Vía Verde del Aceite

Como empezamos nuestra aventura bloguera hace poco mas de medio año, hay un sinfín de actividades que no podremos documentar, y otras que sí lo haremos por los buenos recuerdos que nos traen, como esta de la Vía Verde del Aceite y Vía Verde Subbética que realizamos el pasado mes de mayo.

Y es que es pensar en ella y el subconsciente automáticamente nos teletransporta a una primavera andaluza, calentita, con ese color especial y peculiar olor a aceituna, sabor a salmorejo y pueblines de casitas encaladas.

Zuheros Córdoba

Ambas vías verdes conforman una ruta lineal de nada menos que unos 112 kms de mares de olivos, comenzando en Jaén capital y poniendo punto y final en Las Navas del Serpillar, provincia de Córdoba.

Por ella se nos acerca a pueblos tan pintorescos como Luque, Zuheros, Doña Mencía, Cabra y Lucena, que aunque algo retiradillos de la Vía Verde, y en ocasiones con bastante cuesta para llegar a ellos, merecen la pena ser visitados; nosotros solo pudimos callejear y comer en Zuheros, pues con todos los bártulos acuestas y los pesados carritos con bicho bola dentro, nuestros glúteos no daban para muchos kilómetros extra.

Zuheros Córdoba

Nuestra primera noche en ruta la pasamos como a mitad de camino en los Apartamentos Vía Verde del Aceite, un cortijo situado en el punto kilométrico 49, a las afueras de Alcaudete y a pie de Vía Verde, y con apartamentos de lujosport para 2 y 4 personas.

Mesón Rural la Vía Verde

Tienen todo lo necesario para hacer de tu estancia una experiencia a repetir, nosotros fue llegar y directamente acudir a su terraza al aire libre, para disfrutar de las vistas del tapiz de olivos mientras nos refrescábamos con las cervecitas y coca-colas de rigor; allá que volvimos para cenar y degustar sus salmorejos y parrilladas de carne ibérica, y a la mañana siguiente repetimos con un desayuno reponedor a base de tostaditas con tomate y aceite del lugar.

Disponen además de un cuarto donde guardar las bicicletas y carritos, y una estupenda piscina para darse un chapuzón si hace calorcito.

Lorena, volveremos!!!

Añadir que, si no queréis andar con los trastos acuestas como nosotros, podéis tomar este alojamiento como campamento base, y al estar a mitad de ruta, se puede hacer un día excursión hacia un lado de la Vía Verde, ida y vuelta, y otro día hacia el otro, de esta forma os ahorréis también la combinación de coches necesaria en toda ruta lineal.

Nuestra siguiente etapa nos llevaría hasta Cabra, 45 kms de jornada con visita extra a Zuheros. En Cabra nos alojaríamos dos noches en la Casa Rural San Antonio, con un terrenito ideal para el corretear de nuestros pekes, piscina para sofocar el calor pasado sobre la bicicleta, y una barbacoa donde poder prepararnos unos bocatas ricos de panceta y chorizo.

Al día siguiente continuamos por la Vía Verde hasta Lucena, y volvimos por el mismo camino hasta Cabra. En Lucena hicimos parada para comer en la terraza de su Estación, rehabilitada como restaurante y Centro de Interpretación de la Artesanía y Tradiciones de Lucena, al igual que la estación de Luque y Doña Mencía, con restaurante, y la de Cabra que además de restaurante alberga el Centro de Interpretación del Tren del Aceite. El resto de estaciones del camino suelen ser Áreas Recreativas con mesas de madera donde poder hacer un picnic.

Vía Verde del Aceite

Otra característica de estas Vías Verdes son los múltiples viaductos metálicos del S.XIX por los que se pasa, alguno con el sello de la Escuela de Gustave Eiffel, y que impresionan a su paso.

Viaducto Vía Verde del Aceite

Y por si todavía andáis indecisos y os falta un empujoncito para animaros a ir a conocer el lugar, aquí os dejamos un vídeo casero con nuestras vivencias.

Pin It on Pinterest

Share This