Como ya os hemos adelantado en el primer post de Cuba en bici, si quieres disfrutar del cicloturismo con tus pekes fuera de Europa, Cuba es tu destino. Es una país muy seguro, en todos los aspectos, donde además la bici es el medio de transporte más habitual. Si a esto además le añades, que ante cualquier circunstancia o pinchazo nunca estarás solo, y se agolparán para ayudarte, no hay que pensarlo dos veces. Dicho esto, como podréis imaginar la logística sencilla no es, pero nosotros te lo vamos a poner más fácil. Sigue leyendo.

«AVISO» A NAVEGANTES

Antes de continuar y de que tu cabeza empiece a soñar con esta gran aventura,  hemos de decir y decimos que recomendamos un «grado en cicloturismo con niños«. Como veréis al leer este post, es un viaje que requiere una logística más complicada que lo que viene siendo habitual cuando haces cicloturismo por Europa. Por tanto, nuestra recomendación es que os embarquéis en esta andanza sí o sí, si sientes pasión por esto del cicloturismo y «slow travel»  y quieres compartirlo con los pekes y trasmitirles este entusiasmo, pero tras haber hecho algunas rutas de cicloturimo en itinerancia por Europa. Si este es vuestro caso, sigue leyendo y como dirían por esos lares «hasta la victoria siempre»!!

Segundo aviso, este es un post largo y que a ratos puede resultar un poco «tostón» pero creemos que es muy necesario. 

BICI Y ARTILUGIOS «PORTA-PEKES»

Si quieres ir a Cuba en bici no le des más vueltas, tienes que llevarte tu propia bici. Alquilar o comprar allí es imposible, parece ser que hay empresas que tienen tours organizados en bici, pero eso ya es otra historia.

Por lo tanto, lo primero es organizarte para llevar tu propia bici y si vas con niños como nosotros, también los artilugios necesarios para transportarlos así como las alforjas y/o bolsas que llevarás como equipaje.

En cuanto a la bici, en este caso nosotros optamos por llevarnos la bici eléctrica. ¿Por? pues porque algunos de nosotros/as estamos algo «seniles» y andamos un poco justos remolcando niños de 20 kg. Sin embargo,  una de las parejas que hizo esta ruta, ya había estado dos veces previamente en Cuba con la bici, sin electrificar, con alforjas, y tras hacer la ruta vemos que es perfectamente posible. Eso si, tenéis que ser mucho menos ambiciosos con las distancias, y hacer etapas algo más cortas. Esto, en la mayor parte del itinerario no es un problema quitando la costa sur desde Santiago de Cuba hasta Marea del Portillo donde el alojamiento escasea pero que es la parte más impresionante del viaje. En cualquier caso, en esta zona son 50 km por etapa y con poco desnivel hasta llegar a Sierra Maestra, y por tanto es asequible lleves o no bici eléctrica. 

Si lleváis bici eléctrica, no hay problema para cargar la batería en general pero sed conscientes de que la corriente es de 110 V, y por tanto tenéis que informaros de que vuestra batería es compatible o cargar con un transformados de esos de antaño, de la época de maricastaña que ya no se ven por el mundo y que pesan 6 kg del señor… Este fue mi caso 🙂 

Hablemos de los artilugios portapekes, aquí tenéis un post del transporte de niños en bici. En este caso optamos por dos carritos que siempre es una opción muy cómoda porque van entretenidos, se echan alguna siesta que otra, y además van protegidos del sol, que en Cuba es importante. También llevábamos una weehoo y una copilot y los pekes se iban cambiando de uno a otro indistintamente. No os podéis imaginar la cara de los cubanos cuando pasaba la «caravana pekebiker«,  salían corriendo de las casas para vernos, nos invitaban a entrar, a echarnos una siesta y a lo que fuera necesario 🙂 , un lujo! 

COMPAÑÍA AEREA

 Lo primero y muy IMPORTANTE es elegir adecuadamente la compañía y el destino final: La Habana o Santiago de Cuba.

¿Por qué decimos esto? pues porque hay compañías que aceptan la bici como equipaje, hasta 23 kilos por caja de bici y otras que lo consideran equipaje especial y tienes que pagar por transportarlo, por ejemplo Iberia no te cobra nada y Air France 100 euros por trayecto, así pues antes de viajar entérate MUY BIEN de esto. Obviamente nosotros volamos con Iberia, y además en vuelo directo, y no tuvimos ningún problema, cosa que a priori cuando piensas que te vas a plantar en el aeropuerto con cinco cajas de bici, un Weehoo, dos carros y una Copilot, más el equipaje… te entran escalofríos ante la reacción del empleado de facturación acostumbrado a maletitas cool del turista estándar que va a Cuba 🙄 

En todo caso si vas a Cuba no necesitas mucho equipaje y si tiras de jabón lagarto, todavía menos. Decir además que al ser una familia y pagar todos el billete, incluidos los pekes, cuentas con 23 kilos/pasajero, es decir, te sobran kilos para facturar también las alforjas o resto de equipaje si fuera necesario. Si entre vuestras bicis y los artefactos portapekes o bicis de los pekes,  ya llegas a los 23 kilos, el resto de equipaje puede ir en cabina, una alforja por pasajero, se puede meter una vacía dentro de la otra o unirlas para que parezca una sola.

Respecto a la ciudad de destino también conviene tener en consideración por dónde vas  a ciclar en la isla, si vas a hacer como pekebikers el oriente de la isla está claro que merece la pena volar a Santiago de Cuba, el problema es que es unos 300 euros más caro que a La Habana , aunque más cómodo obviamente; el argumento “contra facto” es que desde La Habana hasta Holguín (desde donde empezamos nosotros a ciclar) tienes  unas 10 horas de autobús es decir tres horas más que el trayecto de avión, sin contar que tienes que ir a la estación de autobuses, desarmar las bicis y meterlas en la bodega del autobús. Además, no nos íbamos a ir de Cuba sin visitar La Habana, por todo ello, decidimos al final volar a La Habana que es más económico y coger un vía azul a Holguín tras recorrer a pedales cada rincón habanero.

Obviamente, si quieres hacer el occidente de la isla, la zona de Viñales y etc,  tu destino es La Habana.

EMBALAJE BICIS

Sobre el embalaje de la bici para el vuelo hay poco que decir, hay tutoriales y artículos pero aquí van unos pequeños consejos.

Hacerte con una caja de bici en tu tienda habitual, aunque creo que correos e  Iberia también te las venden . Aconsejamos que sea de las pequeñas, es decir de las que cabe la bici desmontando la rueda delantera y el manillar; son más pequeñas y fáciles de transportar al aeropuerto y desde el aeropuerto y al ser más manejables las tratan en general mejor.

Antes de meter la bici PROTÉGELA; esto no consiste en envolver toda la bici en plástico de burbujas y cinta de embalar hasta conseguir el efecto momia, siendo la caja el sarcófago, así que aquí van algunos consejillos:

  • Lo más importante es proteger los cambios y las roldanas puesto que si estas se doblan o se rompe la pieza que une el cambio al cuadro de la bici, el viaje puede acabar antes de empezar. Un truco es comprar un “churro”de piscina y cortar una rodaja y fijarla entre las roldanas y lo radios de la rueda con una brida, así aunque se presione contra el cambio este nunca cederá.
  • Poner una pieza de plástico en la pinza del freno para que no se junten las pastillas si nuestras bicis llevan frenos de disco (se consiguen en cualquier tienda ). Si se cierran nos costará mucho montar la rueda de nuevo.
  • Al desmontar el manillar volver a poner el tornillo que sujeta la horquilla para que no vaya suelta y fijar el manillar con una brida para que los cables no sufran o se rompan.
  • Quitar el pasador de la rueda delantera y fijarla para no perderla, así evitamos que se rompa o salga fuera de la caja, también ponerla entre la bici y la caja por el lado contrario al plato y también fijarla con una brida, obviamente los neumáticos deben ir desinflados y los pedales desmontados.
  • Si la bici es eléctrica la batería fuera de su posición en la bici, embalada en plástico de burbujas, ahora sí, y apagada. Por cierto, hay un gran desconocimiento sobre el transporte de bicis eléctricas con baterías de litio en avión, habrá gente que os dirá una cosa y otros la contraria incluido la propia Iberia, pero llevándola así no tendréis ningún problema.
  • El display de la eléctrica es mejor llevarlo con vosotros en el equipaje de mano o también embalarlo y protegerlo si va con la bici.

Siguiendo estos consejillos y encomendándonos a todos los santos protectores del cicloturista finalmente las bicis llegarán a Cuba en buen estado, si algo llega roto como algún radio, etc ,en Cuba tiene auténticos maestros mecánicos de bicicletas que te lo podrán reparar siempre y cuando no sea una pieza rota que se tenga que sustituir, esto allí será bastante difícil de encontrar.  Aunque ya sabéis lo que se dice allí: cuando no se tiene, el cubano inventa…así que eso.

Un detalle importante es guardar en La Habana la caja de cartón para la vuelta. En Cuba conseguir una caja similar puede ser un infierno. En general no hay problema y en nuestro caso nos la guardaron en un chiscón en el alojamiento de La Habana hasta nuestra vuelta. 

Otra cosa que nos preocupaba era cómo salir del aeropuerto con las cajas y las bicis y cómo volver al aeropuerto. No problem. Sales del aeropuerto y hay taxis o pseudofurgos/ minicamiones que no ven ningún problema en transportar las cajas hasta el alojamiento de La Habana. Igual tenéis que coger dos para acoplarlo todo pero sin problema y a un precio razonable.

TRANSPORTE BICIS EN AUTOBUSES CUBANOS

Como ya habréis leído en el primer post de Cuba en bici, nosotros volamos a La Habana y desde allí cogimos un autobús (10 horitas) hasta Holguín donde empezaba nuestra ruta. Al terminar la ruta en Bayamo, volvimos a coger un autobús con bicis incorporadas hasta Trinidad y tras pasar unos días en la zona, lo cogimos de nuevo hasta La Habana. 

Y os preguntaréis ¿cómo se lleva esto de transportar las bicis en autobuses cubanos? Pues igual que aquí. Los Viazul suelen estar bastante  bien, solo que es recomendable sacar los billetes con algo de tiempo dependiendo de la temporada y avisar del número de bicis que se llevan para evitar sorpresas. Hoy en día incluso se puede sacar por internet desde aquí. Para el transporte tendréis que quitar la rueda delantera y el sillín en algunos casos, y el resto es aplicar los conocimientos que hemos adquirido haciendo legos con los pekes para intentar acoplar las bicis en el maletero del autobús sin que sufran de más. Ah, recomendable llevar unos cuantos pulpos para unirlas unas a otras y evitar porrazos. 

Segunda pregunta, y ¿cómo llevaron los pekes estas horas de autobús? pues mejor que nosotros. Es así, se duermen, juegan y la lían a ratos y listo.

Ah, se nos olvidaba, hubo algún tramo que hicimos en camión, sin problema, acoplas las bicis, alforjas, pekes y a ti mismo donde buenamente puedas. Para estos momentos los pulpos son básicos para evitar movimientos. Y esto del camión ¿cómo lo llevaban los pekes, pues observad vosotros mismos 🙂 Esto les parecía la supermegaaventura!!!

REPUESTOS BICI

En cuanto a repuestos todo dependerá un poco del estado de la bici y el mantenimiento previo. Antes del viaje conviene revisar bien la bici, limpiar bien cadena, roldanas, engrasar cables, cambiar pastillas o zapatas de freno, esto último importante pues bajar grandes puertos como la Farola, Tope de Collantes o Sierra Maestra con carros y peKes te pueden comer los frenos más rápido de lo que te  puedas imaginar.

En todo caso aquí va una pequeña lista de lo que consideramos “imprescindible”:

  • Cámaras, parches y desmontables buenos (metálicos) nosotros llevábamos neumáticos de carretera (tres bicis) y tacos (dos bicis) más un Weehoo, dos carros y una Copilot en total quince ruedas , que no son pocas, pero solo tuvimos dos pinchazos en 800 kms. , una en un neumático fino y otro en el de tacos, así que podéis calcular.
  • Troncha cadenas y eslabón de cadena de repuesto.
  • Herramientas que nos permitan desmontar las ruedas que no lleven cierres automáticos, llave multiusos de bici que lleva llaves allen y destornilladres.
  • Algunos tornillos de transportín por si se parte alguno.
  • Bridas y corta bridas.
  • Botes de cera o aceite para la cadena.
  • Tarjeta tipo crédito, caducada, de plástico duro, en caso de rajar la cubierta y que se salga la cámara pinchándola, si se pone por dentro de la cubierta impide que la cámara se salga de nuevo. Esto nos permitirá continuar hasta que podamos conseguir una cubierta nueva, es un truquillo que nos puede sacar de un problema gordo.

Bueno, esto es todo lo que llevamos y a esto se puede añadir o quitar, por ejemplo si la cadena es nueva se puede prescindir del troncha cadenas pero ….ya se sabe: más vale prevenir que curar.

MEDICINAS

Cuba es un país seguro en todos los sentidos: ciclando, puesto que hay poco tráfico o inexistente en zonas remotas como Sierra Maestra u oeste costero desde Santiago, etc; tampoco hay enfermedades endémicas tipo malaria, dengue, etc y las condiciones sanitarias son en general buenas, la comida es abundante y sana basada en arroz, vegetales y mucha fruta tropical.

Por lo tanto no es necesario llevarte la farmacia de tu barrio, además allí también tienen medicinas, sólo tener ciertas precauciones con el agua que sea embotellada o hervida, por lo general en casa particulares y hoteles no hay problema, también hay refrescos y cerveza.

Nosotros sólo tuvimos algún problema estomacal leve, alguna pequeña diarrea y poco más, probablemente relacionado con los aceites y grasas que usan para cocinar, algo fuertes para nuestro estómagos acostumbrados al aceite de oliva.

Así pues algún antidiarreico tipo Fortasec, suero en sobres (también lo usamos para hidratarnos junto a Isostar,  puesto que la humedad hace que se sude mucho) y luego alguna cosa más :

  • Ibuprofeno, paracetamol.
  • Pomada antibiótica para alguna herida posible, Betadine, tiritas.
  • Pomada para quemaduras

Básicamente esto era lo que llevábamos para el grupo, luego cada uno llevaba alguna medicina que necesitase tipo antihistamínicos, pomada para dolores musculares, etc, afortunadamente no necesitamos casi ninguna y al final del viaje las dejamos en el país.

ah, no olvidéis el repelente (en Cuba hay mosquitos sobre todo en los campismos) y la crema de protección solar, allí es muy difícil encontrar y más en las zonas remotas (aquí abajo en el campismo La Mula..)

COMIDA Y BEBIDA

Si dices que vas a ir a Cuba en bici y además con niños inmediatamente empezarás a recibir todo tipo de advertencias y adjetivos calificativos referidos a tu salud mental y tal.

Una de las más repetidas, después de la del caloooor obviamente, es que no hay comida y pasarás hambre. Pues bien, esto no es cierto. En Cuba encontrarás comida por todos los sitios, incluso en sitios remotos nos regalaron plátanos u otras frutas y en cualquier pueblecillo encontrarás un pequeño colmado y algo de comer, ahora bien, llevarse alguna barrita energética, frutos seco o geles siempre viene bien puesto que las etapas son largas y duras, y en las zonas remotas no hay supermercados. Comida encontrarás, pero en paladares o casas particulares pero como quieras comprar pan para hacer picnic o unas galletas, lo llevas claro. Cuba no es lugar para picnics 🙂

Resumiendo: podrás comer abundantemente, aunque no muy variado, pescado, marisco (en la costa) arroz, vegetales, etc…. Ahora bien, si eres muy carnívoro que sepas que el pollo es abundante y muy rico, este si que es de corral, pero otras carnes no lo son y además suelen ser bastante duras, ya que allí no sacrifican terneros y lechales sino reses y ovejos (sic).

Respecto al agua, se puede encontrar embotellada marca Ciego Montero de medio litro y litro y medio, pero el agua es cara en relación al resto de las cosas, por lo que al final calcula un presupuesto para este tema. En las casas donde duermes la suelen hervir y filtrar y si te dicen que es buena puedes cargar antes de salir.

En ruta encontrarás cafeterías que suelen tener refrescos y cerveza, así que un refresco de limón con cerveza te quita la sed y te da alas, también hay guaraperas (garitos donde venden guarapo, que es la caña de azúcar exprimida pura … una bomba energética muy rica con sabor parecido a la horchata.)

Otra cosa, si en alguna ocasión no encontráis agua embotellada, una opción buenísima es el agua de coco, y segura. Llevan un machete, te abren el coco y te pones ciego hasta hidratarte.

ALOJAMIENTO

Alguno de nosotros había estado en Cuba con la bici un par de veces hace algunos años y este año podemos decir que la cuestión de encontrar casas u hoteles para dormir ha mejorado.

Hay muchas casas en cada ciudad, cada vez más y también en los lugares interesantes, pero también es cierto que por el camino no las hay, esto obliga a planificar con cuidado y a veces salen OBLIGATORIAMENTE etapas largas para llegar a un sitio done poder pernoctar. Pero insistimos en que esto ha mejorado en los últimos años. Hoy en día muchas se anuncian en booking e incluso airbnb y en La habana conseguimos un alojamiento por intercambio con el sistema Guesttoguest (Home exchange). 

Nosotros al ser un grupo grande (nueve) reservamos desde España. Es algo tedioso porque internet no es precisamente una maravilla, ideal por cierto para un programa de desintoxicación del móvil… jeje, pero se puede hacer. También es cierto que se puede ir sin reservas y negociar allí el precio de dormir y comer, por cierto las casas son los mejores sitio para cenar, saldrá sustancialmente más barato si sois buenos regateadores, puesto que allí todo se regatea.

Aunque llevábamos casi todo reservado, cambiamos algunas cosas de la ruta sobre la marcha y no tuvimos ningún problema para encontrar alojamiento y alternativas, a pesar de ser nueve. 

CALOR

Uno de los obstáculos de los que mucha gente te advertirá es el del calor. Veamos, si te levantas muy pronto y estás ciclando sobre las siete la temperatura estará en unos 27 grados, está irá subiendo hasta los 35 o 36 en el mediodía ( 12 h.- 13h.) , es decir tienes unas siete horas para finalizar la etapa, si no te va a dar tiempo puedes parar en una playa o restaurante local, generalmente con el aire acondicionado a tope de tal manera que tienes que abrigarte (literal); a partir de las 15.30 o 16 el calor baja e incluso al final de la tarde la temperatura es agradable, si está nublado la temperatura es todavía mejor. Es decir, pasamos calor pero el truco es madrugar y terminar la etapa antes de que suba o planificar ese bañito fabuloso para refrescarse. 

Resumiendo, hace calor que mezclado con la humedad da sensación de más calor, pero al que poco a poco te acostumbras. Y si evitas las horas centrales del día madrugando la cosa es perfectamente factible, y las jornadas se convierten en inolvidables especialmente en las horas tempranas del día, tras haber llovido, junto a la costa con la brisa marina o en las montañas, o lo que es lo mismo el 90% por ciento del tiempo.

EPÍLOGO

Si estás pensando en dar un salto cualitativo en cuanto a tus viajes cicloturistas, Cuba es un destino perfecto, parajes vírgenes y solitarios, carreteras y pistas desiertas, paisajes y playas paradisíacas, montañas imponentes y gente acogedora y hospitalaria. Efectivamente es un reto, pero estos están precisamente para ser afrontados. Cuando vuelvas y estés esperando en el aeropuerto y veas a todos esos turistas con sus sombreritos de paja y sus maletitas con ruedas que vienen de Varadero o Cayo Coco, tendrás la certeza de que tu sí puedes decir que has estado en Cuba y no en un sitio que puede ser cualquier sitio.

Nota final: este es un «post colaborativo». El grupo de pekebikers crece y eso no nos puede hacer más felices, y para este post hemos contado con la inestimable ayuda al teclado de Angel y Lola. Gracias chicos! ahora son compañeros «pekebikers», y después de compartir vivencias y esta gran aventura , aún nos seguimos queriendo 🙂 y es que como dicen en Cuba «Subir lomas, hermana hombres» .

Y para terminar, os dejamos el video del viaje

Pin It on Pinterest

Share This