Cuando elegimos como siguiente destino veraniego Las Landas francesas, empezó toda una carrera de fondo de búsqueda de información, diseño de la ruta y reserva de alojamientos.

En nuestro artículo «como planificar un viaje en bicicleta con niños» ya os explicamos con mas detalle como organizamos un viaje de estas características, y en esta ocasión, además de comprar la guía de Aquitania en bicicleta y consultar foros, blogs y demás información en internet, tuvimos la gran suerte de poder contar con el testimonio de otro loco por los viajes en bicicleta en familia, Carlos, de Bicicletas y Piruletas, que tuvo la amabilidad de resolvernos un montón de dudas.

Y es que, una de las grandes satisfacciones que hemos tenido desde que comenzamos a contar nuestras aventuras en este blog, es la de poder conocer e interactuar con gente afín a nosotros, ya solo nos queda poder ponernos cara algún día, y eso es algo a lo que le estamos dando una vuelta, y que pronto os contaremos.

El inicio de nuestro viaje en bicicleta por Las Landas lo establecimos en Capbreton; mucha gente empieza en Hendaya o Bayona, pero nosotros quisimos evitar tramos por carretera y asegurarnos de que todo el recorrido lo haríamos por carril bici.

A Capbreton fuimos con nuestra furgoneta, unos 500 kms escasos desde Madrid, lo que nos permitió llevar nuestras propias bicicletas y carrito y así ahorrarnos el alquiler.

Capbreton es una localidad playera que nos recibió animadamente para ser junio, y junto con Arcachon fueron las dos poblaciones que encontramos con mas vida y encanto, el resto son pequeños núcleos vacacionales nada comparable a las masificaciones a las que la costa mediterránea nos tiene acostumbrados.

Lo mas destacable de Capbreton son su puerto deportivo, un centro de balneoterapia llamado Aquaceo, con spa y espacio de bienestar, y su emblemática «Estacada», un muelle de madera construido por orden de Napoleón III en 1858, con el fin de guiar a los barcos en su entrada al puerto, y que además hace las delicias de paseantes y pescadores de caña.

La_Estacada_Capbreton_pekebikers

Faro_Capbreton_pekebikers

Muelle_Capbreton_Pekebikers

A la mañana siguiente, ya con ansia por comenzar a rodar, preparamos todos los bártulos, dejamos el coche en un parking público junto al puerto, y fuimos rodeándolo, ya en bici, hasta Seignosse Ocean, donde empieza el carril bici que va siguiendo la carretera durante la mitad de la etapa, siendo acompañados en todo momento por pinos y helechos que no nos abandonarían hasta nuestra llegada a Burdeos.

Puerto_deportivo_Capbreton_pekebikers

Las_Landas_en_bicicleta_pekebikers

La otra mitad de la etapa se puede decir que la hicimos sin tráfico y casi sin gente, solo nos cruzamos con una excursión escolar y algún que otro ciclista suelto. La parada obligada para bañito y picnic la haríamos en Messanges Plage, con un heladito de postre preparado por nuestra gourmetilla particular.

Messanges_Plage_pekebikers

Al_rico_helado_pekebikers

Decidimos hacer noche en Leon, el Leon de Las Landas, para que no haya equívocos; habíamos leído que su lago era muy bonito, y de haberlo sabido antes, igual hubiéramos programado pasar otro día mas allí.

Nos alojamos en unos bungalows a unos 10 minutos andando del lago, con su cocina y porche para prepararnos una cena romántica bajo las estrellas, además de una piscina estupenda donde refrescarnos después de la etapa; la colorida recepción de Gites et Soleil te recuerda que estamos en verano y en vacacioooonneesss. 

Recepción_Gites_et_Soleil_pekebikers

Hay otras opciones de alojamiento para pasar unos días junto al lago, el Hotel du Lac tenía muy buena pinta, y también hay varios campings, el Camping Lou Puntaou con impresionantes atracciones para niños, y otros como Le Col Vert hasta con playa dentro del propio camping.

Hotel_du_Lac_Leon_pekebikers

Lago_de_Leon_pekebikers

Chiringuitos_lago_Leon_pekebikers

El lago de Leon nos pareció un destino ideal para pasar unas vacaciones en familia, tanto si hacéis rutas en bicicleta como si no, y desde luego será un lugar al que volveremos cuando nuestros pekes sean mas mayores y nos demanden otro tipo de vacaciones fuera de nuestra habitual itinerancia.

Además, nos quedo por recorrer la Reserva Natural Courant d´Huchet, también llamada el amazonas landés, un cordón umbilical entre el lago y el océano atlántico protegido por su gran riqueza botánica. Puedes visitarlo con excursiones a pie o en barco, reservando con antelación en la Maison de la Reserve.

Reserva_Courant d´Huchet

Si os decidís a recorrer Las Landas en bicicleta, podréis encontrar el track de esta etapa aquí.

Pin It on Pinterest

Share This