Buscando ideas para hacer una escapada en bicicleta de fin de semana, rescatamos de nuestra biblioteca particular, un mapa descriptivo de la Ruta de Don Quijote que nos dieron en la Oficina de Turismo de las Tablas de Daimiel.

En él nos llamó la atención el Tramo 10, que une los pueblos medievales de Atienza y Sigüenza pasando por la Hoz del Río Dulce.

Nos parecía la combinación perfecta: historia, entorno natural con encanto, visitas culturales y una primavera adelantada con temperaturas de hasta 20 grados.

Buscando información relativa a este tramo, descubrimos que Atienza y Sigüenza son además encrucijadas de caminos, pues por ellos pasa también el Camino del Cid en su destierro, y el Camino de Santiago denominado Ruta de la Lana, que parte de Alicante y Valencia hacia Burgos, capital comercial de la lana durante los siglos XVI y XVII.

A falta de tracks en wikiloc, cosa que nos mosqueó un poco, nos pusimos en contacto con la Oficina de Turismo de Sigüenza para ver si nos podrían ampliar un poco más la información que sobre este tramo cuelgan en su web; desafortunadamente parece que hay bastante desinformación a este respecto.

El personal del Hostal Mirador de Atienza nos comentó, cuando llamamos para reservar noche, que estaba totalmente indicado, lo cual nos animó a seguir con la idea de ir tras las andanzas del caballero andante. 

Plaza Mayor de Atienza

El modus operandi del fin de semana sería pues:

  • Equipo A se aloja el viernes en Atienza y parte el sábado a explorar el tramo de Atienza a Sigüenza que pasa por Sienes, y descrito en la web de la Oficina de Turismo de Sigüenza como: un tramo con «constantes subidas y bajadas sin mucha dificultad» para recorrerlo en bicicleta o a caballo.
  • Equipo A se junta con Equipo B en Sigüenza para pasar la noche y hacer juntos el domingo el tramo de Sigüenza a Atienza que pasa por el Río Salado y que está descrito como llano.

El Hostal Mirador de Atienza, aun contando con habitaciones sencillas, ofrecen al peregrino descuentos en el alojamiento, y un trato excepcional con unas viandas riquísimas, nos encantaron la charlota de berenjena y la charlota de café, además del desayuno a base de tostadas de pan de pueblo, muy idóneo para coger fuerzas en una jornada con muchas incertidumbres.

Balcón_Atienza

Atienza_preparados_pekebikers

Atienza_pekebikers

Vista_Atienza_pekebikers

Salimos de Atienza siguiendo las indicaciones verdes de la Ruta de Don Quijote, en una pista cómoda que cruzará la carreta que va hacia Paredes de Sigüenza, para convertirse después en un camino de hierba que endurece a cada pedalada nuestros cuádriceps.

Vista de Atienza desde la Ruta del Quijote

Desde él disfrutamos de unas vistas estupendas de Atienza, con los restos de su castillo medieval coronando la colina. Efectivamente, la ruta no parecía tener mayor dificultad que la de andar buscando sus indicaciones, en las que además podía leerse que estábamos siguiendo un Itinerario Cultural Europeo basado en un personaje literario.  

Pero nuestras andanzas quijotescas, en realidad, comenzaron cuando nuestro camino se presentó ante nosotros con una flora impenetrable que haría que, ilusos, nos desmontáramos de nuestros rocinantes pensando que sería un tramito…, pero aquello ni aun con una desbrozadora…

Camino_abandonado_Valdejudios

En nuestro afán por seguir explorando la zona, intentamos proseguir por un camino amplio y con huellas de todo terreno que en descenso moriría, para nuestra desgracia, en mitad de la nada, así que, nos tocó deshacer lo andado.

Ya habíamos consumido toda la mañana sin apenas recorrer distancia, así que, dado que la naturaleza no nos permitía continuar, tuvimos que hacer ese tramo por carretera y paramos en el pueblo de Alcolea de las Peñas a refrescarnos y comer.

Fuente_Alcolea_de_las_Peñas

Después del merecido descanso, reanudamos la marcha y decidimos darle otra oportunidad a la ruta; todo iba bien hasta que llegamos a esta preciosa fuente que presumía altiva de ruta…

Rienda camino de Valdecubo

En este punto, pasado el pueblo de Rienda y continuando por el camino de Valdelcubo, la ruta continua por unos riscos que hacen cuestionarnos quien la ideó, y si una vez diseñada se dignaron a probar su ciclabilidad.

No nos quedó otra opción mas que continuar por carreterita local sin tráfico hasta la Barbolla, donde el equipo B pudo venir a buscarnos antes de que anocheciera. Si alguien tiene interés en ver nuestra accidentada Ruta de Don Quijote puede hacerlo aquí.

Menos mal que en Sigüenza nos estaban esperando nuestros apartamentos deluxe Casa Cayetana, un lugar ideal en el que descansar, reponer fuerzas, y explorar a la mañana siguiente la villa medieval.

Iglesia_Sigüenza

Balcón_Sigüenza

Caño_Sigüenza

Sigüenza_pekebikers

Con nuestros pekebikers una vez más juntos, nos disponemos a proseguir nuestras andanzas, lo bueno de la vuelta a Atienza es que, hay tramos de la Ruta de Don Quijote que coinciden con el Camino de Satiago-Ruta de la lana, y de éste último tenemos track, así que, en marcha toda la tropa.

Image

A diferencia del día anterior, disfrutamos de una pista tranquila, sin sobresaltos, riscos, o flora invasora, pasando por campos de cultivo y bonitos pueblos, como Palazuelos, con un conjunto fortificado del S. XV  conservado casi en su totalidad.

Camino_a_Palazuelos

Palazuelos_pekebikers

Son curiosas también las salinas de Olmeda de Jadraque, que tras las de Imón, fueron la producción de sal más importante de la zona en la edad media.

Salinas_Olmeda_de_Jadraque

Aquí, Camino de Santiago y Ruta de Don Quijote se bifurcan, y nosotros, dada nuestra experiencia del día anterior y que llevábamos a todos nuestros pekeñajos a cuestas, decidimos ser prudentes y seguir por donde nos marcaba el track del Camino de Santiago, siendo así como llegamos a Santamera, un bonito y tranquilo pueblo flanqueado por los paredones del Cañón del Río Salado.

Se_Vende_Santamera

Santamera_pekebikers

Santamera_casa_pekebikers

Tobogan_Santamera_pekebikers

Que mejor sitio para comer, descansar, dejar corretear a los enanos, y preparamos mentalmente para lo que creemos sería el tramo más complicado de ésta etapa. Un cuestón mortal en el que tuvimos que recurrir al chantaje con los pekes, ofreciéndoles un helado si subían solitos monte arriba…

Cuestón_Santamera_pekebikers1

Una vez superada la prueba todo volvió a la normalidad, nenes a sus sillas distraídos con juguetes varios, hidratación de mayores, y búsqueda del camino.

Paja_pekebikers

Marcos_Molinillo_pekebikers

Paisaje_Riofrío_del_Llano_pekebikers

Hasta que, no sabemos como, uno de los machos de la manada rompió el cambio de la bicicleta y un radio, dando por concluida así nuestra ruta en Riofrío del Llano, donde dicho líder cogió otra bicicleta y ya por carretera llegó a Atienza para rescatar el coche del Equipo A.

Riofrío_del_Llano_llegando_pekebikers

Podemos concluir pues, una vez explorada la zona, que la Ruta de Don Quijote no es practicable en su totalidad; al haber tramos que no son utilizados ni siquiera por vehículos agrícolas, han caído en el abandono y ya no son ciclables.

Sí recomendamos para hacer con niños, el tramo de Sigüenza a Santamera en bici, y que podréis ver en nuestro track, además, Santamera tiene también otros atractivos que bien merecen una visita, como recorrer la hoz siguiendo el curso del Río Salado hasta el embalse de Atance, contemplando los buitres que ahí anidan, o soltar un poco de adrenalina en su escuela de escalada o vía ferrata «Escaleras al Cielo».

Pin It on Pinterest

Share This