Parece que la moda de dejar mega infraestructuras a medio construir no es algo de ahora, si no que siempre ha estado ahí y forma parte de nuestra cultura…

Un buen ejemplo de ello lo hemos visto en la Vía Verde de Alcaraz, 74 kms de una línea férrea que pretendía comunicar Andalucía con Francia y por la que nunca llegó a transitar un triste tren.

Que se decida recuperar este tipo de vías para uso y disfrute de los amantes de la tranquilidad y de la naturaleza, a nosotros nos viene fenomenal, son la excusa perfecta para organizar un puente cicloturista de itinerancia, hoy aquí, mañana allá, avituallándonos de la gastronomía local y saboreando la slow life de cada pedalada.

Nos planteamos la ruta en dos etapas, la primera de Albacete a Bazalote, 35 kms de ancha es castilla; una llanura manchega dedicada al cultivo de ajos, cereal y azafrán, con un sol pre-veraniego que sofocamos bajo los puentes del camino y gracias a la brisilla resfrescante de algún regadío.

A_la_sombra_del_tunel_Alcaraz

Vía_Verde_de_Acaraz_cultivos_pekebikers

Esta primera etapa comparte tramo con el Camino Natural del Canal de María Cristina, y en el que podemos destacar la gruesa grava de su terreno, que hizo lento y duro nuestro avance, además de un viento en contra que se llevó alguna que otra blasfemia.

Nos entretuvimos con el corretear de conejos y perdices, que asustados cruzaban el camino a velocidades de vértigo, algún que otro lagarto despistao disfrutando del calorcito de la grava, y el rojo bermellón de las florecientes amapolas, aaahhh y pasamos por encima del trasvase Tajo-Segura.

Lagartito_VV_Alcaraz_pekebikers

Amapola_pekebikers

La vía verde se interrumpe en las inmediaciones de la estación de Balazote, junto a una gasolinera, obligándonos a circular por el arcén de la carretera N322 unos cientos de metros, para coger después un camino paralelo a la carretera por su margen izquierda.

Para llegar a nuestro alojamiento, Hostal la Paella, tuvimos que abandonar de nuevo la vía verde y realizar un pequeño tramo de carretera. Podéis consultar el track de esta etapa aquí.

Nuestro aterrizaje en el Hostal la Paella fue como un desembarco en el paraíso, dejamos aparcadas las bicicletas y nos hicimos fuertes en su terracita. Solo nos topamos con una fuente en toda la vía verde, y fue al final de la segunda etapa llegando ya a Alcaraz, por lo que si os animáis a hacerla, id bien provistos del líquido elemento. El alojamiento es sencillo pero muy limpio y de trato familiar.

Después de un sueño reparador y unas tostadas de pan con aceite y tomate, estamos listos para afrontar la segunda etapa que nos llevará a la villa de Alcaraz; una jornada en la que el paisaje cambia radicalmente, de llanura agrícola a las estribaciones de la Sierra de Alcaraz, haciendo el terreno abrupto y boscoso, donde el desnivel es salvado por medio de largos y refrescantes túneles, nada menos que 20, algunos iluminados y otros no, así que resulta recomendable llevar luces.

Vía_Verde_Alcaraz_tunel_pekebikers

Vía_Verde_de_Alcaraz_pekebikers

Cogeremos la vía verde donde la dejamos el día anterior y al poco, comprobaremos que ésta se ve interrumpida por la linde de la Finca de la Torre, siendo desviados por un senderín estrecho y con maleza que va bordeando la misma, y que tras cruzar el río Jardín nos devolverá de nuevo a las bondades de la vía.

Bordeando_Finca_de_la_Torre

Cultivo_Alcaraz_pekebikers

Y os preguntaréis ¿donde están nuestros famosos pekebikers?, pues ahí andan, entretenidos recolectando piedras de los ribazos de los túneles, llenando los croozer de «tesoros», y compartiendo confidencias en plan adolescentes.

pekebikers_Vía_Verde_de_Alcaraz

pekebikers_explorando

Croozer_for_2_pekebikers

La vía verde termina bruscamente a la salida de un túnel y al lado de la carreterilla que sube al Santuario de Nuestra Señora de Cortes. El track de la etapa lo tenéis aquí.

Para llegar a Alcaraz hay dos alternativas, bien por la N322 que en cuestión de unos dos kms nos dejará en el pueblo, o subiendo hacia el santuario y cogiendo el primer camino asfaltado que sale a mano derecha, que es el que utilizan los lugareños en su romería hacia el santuario.

Nosotros optamos por la segunda opción, y en cuestión de 15 minutos nos encontramos teletransportados a la Edad Media, haciendo una entrada triunfal y llena de contrastes.

Calle_de_Alcaraza_pekebikers

Mercado medieval de Alcaraz

Dejamos los bártulos en el Hostal Mirador Sierra de Alcaraz, nos dimos una duchita revitalizadora, y nos echamos a la calle para mezclarnos entre juglares y trovadores.

Hostal_Mirador_Alcaraz_parking

Mercado_Medieval_Alcaraz_pekebikers

Tiovivo_Alcaraz_medieval_pekebikers

Alcaraz_medieval_dragón_pekebikers

Iglesia_de_la_Trinidad_Alcaraz_pekebikers

Y como nos quedamos con ganas de más, a la mañana siguiente seguimos descubriendo riconcitos de este bonito pueblo declarado conjunto histórico-artístico.

Hostal_mirador_Alcaraz_pekebikers

Casa_de_los_Galiano_Alcaraz_pekebikers

Torre_del_Tardón_Alcaraz

El_Rincón_de_Andrés_Alcaraz

Arco_Alcaraz_pekebikers

Pin It on Pinterest

Share This